PAGO CON PAYPAL

PAGOS... PAYPAL O TRANSFERENCIA BANCARIA
MAIL: siriustienda@yahoo.es TELEFONO: +34 635574330

LOS ENFASIS HORARIOS...


Autor: Ernesto Cordero
La Tierra durante el día evoluciona en relación al Sol, aunque a nuesta vista parece que sería al revés. Sea el punto de vista adoptado, en una evolución de un amanecer a  otro, se dan las 3 culminaciones que determinan el mediodía, el ocaso y la medianoche solar.
Según la parte del año y la latitud N o S, el tiempo diurno y nocturno varía, la mínima variación como es sabido es cuando como ahora el Sol se acerca a un equinoxio, el de primavera en el N, de otoño en el S,  una igualdad entre los 2 tiempos como lo señala la palabra. 
Desde la perspectiva de PUNTO CERO, esto se da también, pero fijándose tiempos siempre iguales y precisos a partir de la salida del Sol.
Digamos que la forma natural, diferente en c/latitud y estación respecto a un lugar, sería así la expresión sensible de esta perspectiva, que es FIJA. 
En relación a cada lugar, los énfasis horarios que presentamos aquí, se deberían tomar de acuerdo a esta distribución irregular como indicador de recepción y uso de éstos, no obstante para el PUNTO, siguen siendo los mismos.
En invierno (N o S) en latitudes elevadas en relación al Ecuador, las horas de luz son mucho menos, los énfasis diurnos por tanto los son también. Se puede indicar como generalidad, que la gente se da más prisa en su diario vivir; las horas nocturnas siendo largas, los énfasis nocturnos son largos, el 1º después del ocaso, usándose habitualmente para cubrir aquello que no se puede hacer con Sol. Es decir, las latitudes elevadas, restringen la autonomía respecto al Sol y la aumentan a medida que se acercan (N o S) al Ecuador.
Los cambios de hora, la distancia con los husos horarios, la vida urbana, complican a veces mucho las cosas, en este mundo que es “necesario”, vivir “al compás del reloj”. 
Esto se percibe mucho cuando se viaja. Es dable ver turistas que siguen utilizando “sus horas habituales” por ej. en el comer o el dormir. Exige una adaptación corporal si uno se queda más tiempo allí donde se desplazó, habiendo oferta de establecimientos que tienen en cuenta tanto lo uno como lo otro, por ej. bares o restaurantes tropicales en BCN o más al norte en Europa, que acojen hasta altas horas de la noche a su clientela tropical y a aquellos que quieran vivir una noche “según el Trópico”, mientras el resto, ya duerme. 
Hay 2 tipos de énfasis horarios en el día, que de una forma u otra, se complementan, que tanto pueden tomarse sobre el tiempo natural como el propio de PUNTO 0.  
LA POLARIDAD EN LOS SIGNOS
Es un tipo de división poco usada en Occidente, viniendo de la tradición Hindú, con que podemos apreciar la energía de la “Hora” (+) o (-). De hecho se llama así o 2ª Harmónica Hindú, que divide c/signo en 2, arrojando 24hs.
Los 1ros. 15º de todos los signos de Fuego y Aire son positivos o (+)
Los 1ros. 15º de todos los signos de Tierra y Agua son negativos o (´-)
quedando entonces que la 2º parte de los signos positivos es negativa y la
2da. parte de los signos negativos es positiva.
Se puede simplificar aduciendo que las horas positivas responden al SOL, las negativas a LUNA.

Desde un amanecer a otro, la sucesión de horas (afuera)
Los énfasis comienzan en horas (-) siguiéndoles horas (+).               

Desde un amanecer al otro, los énfasis son sólo 4
comenzando todos en horas (+) y siguiéndoles horas (-)
Duran 2 hs y se inician a las mitades de los cuartos                      
Las diferencias saltan a la vista. Al ser 6 en la 1ª repartición se tienen en cuenta los énfasis dados hacia mediodía y medianoche, por lo que los refuerzos 1º y 3º difieren en los comienzos, quedando así “invertidas” en relación a la versión de 4.
La razón se puede situar en que el 1r. cuarto del día y el 1º de la noche son los que sustentan más actividad diurna o nocturna. De 7h a 9h y de 19h a 21h como señala la 1ª figura la actividad es más inquieta y efervescente sea por el comienzo del día o del tiempo nocturno. En cambio tomado después como en la 2ª figura, las premisas del tiempo diurno y nocturno están más dadas y armonizadas entre sí, razón por lo que a esta famosa cruz se la asoció siempre a la acción del Sol “rueda de la vida”. En la tradición escandinava se la asocia al “martillo de Thor”, resaltando su función activa y armónica, por lo que es más usual ver en cómo se toman por ej. los tiempos de actividad de los comercios durante el día o de las actividades nocturas durante la 1ª parte del tiempo diurno. 
Según estadísticas, los tiempos de mayor pico de actividad en España se dan
los jueves a las 11hs. (la tradición, que asocia los jueves a Júpiter). 
Por nuestro lado, si bien todo lo dicho por la tradición es para tomar nota, la medida temporal usada para el día como ya hemos dicho son los Tattwas, una tanda de 5 energías que dura 2 horas, por tanto siendo 12 tandas de un amanecer a otro.
En su faz nocturna, (es decir, siempre 12h a partir del ocaso) los tatwas, que tienen una adscripción planetaria, presentan la faceta “nocturna” de éstos. Es así que MER sería el de VIR, MAR el de SCP y así, mientras en horas diurnas los tattwas se identifican más con su faceta “diurna”: MER tiene su domicilio diurno en GEM, MAR en Aries.
Estas 5 energías responden de hecho a los 5 planos del PUNTO, ya explicado en otra entrega anterior. De hecho es el mejor acoplamiento posible, ya que el tiempo preciso de c/signo es de 2h. 12 + 12 = 24 horas. 
Desde luego los aspectos entre planetas que se hagan en tiempo nocturno adscriben más a sus naturalezas nocturnas. Nuestros antiguos supieron muy bien establecer tales diferencias y los matices que aportan a una delineación, sea geneátlico u horaria, a lo que no siempre se hace notar entre los modernos, avocados a delinear la “vida diurna” tanto en la prognosis como en la lectura de temas, resultando que los muy marcados por “lo nocturno” sean más difíciles de perfilar. 
Las 2 tandas de realce resultan muy útiles en la planificación social, que contiene eventos y quehaceres diversos, que pueden ser más ayudados si se tienen en cuenta.